Implantación de disco artificial

La vía de acceso más común a la columna cervical en caso de hernias y de estenosis mediales es por vía anterior, lo cual implica obligatoriamente la extirpación total del disco invertebral, siendo necesario al final de la intervención insertar un implante en ese espacio. En el pasado se utilizaba un injerto óseo de la cresta ilíaca, pero en la actualidad se dispone de prótesis tipo jaula de distintos materiales y formas (metal, plástico, etc.).  El objetivo principal de estos implantes es lograr una fusión ósea entre las dos vértebras adyacentes.
La fusión, sobre todo en los pacientes más jóvenes, tiene muchas desventajas a tener en cuenta, razón por la cual se han desarrollado discos artificiales (prótesis de discos), los cuales tienen un uso muy generalizado en la actualidad. La prótesis mantiene e incluso restablece la movilidad del segmento, evitándose así la degeneración de los segmentos adyacentes. He adquirido una gran experiencia en este tipo de intervenciones, pudiendo incluso tratar varios segmentos si fuera necesario. Los resultados a largo plazo pueden mantenerse a lo largo de 7 años y son muy alentadores.  Con todo, aún no se puede hablar de resultados definitivos  a largo plazo.
Este tratamiento cuenta con la aprobación de la FDA (Administración de Alimentos y Fármacos) en los EE.UU.
El implante que yo utilizo es el PRODISC – C, creado por la empresa Synthes, siendo uno de los más investigados y desarrollados desde el punto de vista biomecánico.

 

Izquierda: Radiografía
de columna cervical
con dos prótesis de
disco entre las
vértebras C4/5 y C5/6
Derecha: Dibujo
esquemático de una
prótesis de disco.
links: Röntgenbild der Halswirbelsäule mit Prothese zwischen C4/5 und C5/6, rechts: Schematische Abbildung einer künstlichen Bandscheibe

 

Seite drucken


Comments are closed.